La pintura sobrepasa a la música, porque no muere luego de haber dado su ultima nota, como le ocurre a la música; la pintura, al contrario, prolonga su existencia mostrándonos sobre una superficie simple toda su belleza.